Nuestro Nombre

Ávalon es el nombre de una Isla Legendaria de la Mitología Celta en algún lugar de las Islas Británicas donde, según la leyenda, los manzanos daban sabrosas frutas durante todo el año. El mismo nombre del lugar derivaría de la palabra celta abal, manzana.

Las connotaciones de la palabra sugieren felicidad, abundancia, vida. Referiría a la búsqueda y a la creación de espacios donde se procure calidad de vida y bienestar. Si bien es la denominación de un territorio imaginario, no debemos olvidar que la “realidad” toma forma a partir de lo que deseamos, entonces, en la palabra Avalon está presente la idea del trabajo como fuerza del espíritu que logra moldear en el mundo las formas y los recursos para que la vida sea provechosa y digna. Además, está el origen más remoto, el que deriva de “abal”, manzana. En este sentido, se enriquece el significado con la imagen del fruto en tanto alimento y producto de la labor humana conjunta.

ÁVALON lleva casi una década de trabajo, y su misión es generar un espacio dinámico abordando diferentes aspectos de la discapacidad, tomando los nuevos paradigmas, que hablan de la valoración de las diferencias, de aceptación de la particularidad y singularidad de cada uno.

En ÁVALON se generan permanentemente espacios de diálogo y búsqueda, junto a los Padres, de las mejores estrategias para los niños y la particular dinámica de cada familia.

Haciendo alusión al nombre, creamos una usina de ideas y dispositivos para las necesidades que van surgiendo en cada caso en particular, como un modo de pensar el trabajo conjunto, sin perder de vista el dinamismo y muchas veces el riesgo que conlleva animarnos, entre todos, a generar recursos que impulsen cambios en el niño y su familia.

Cada manzana de AVALON es un niño, un profesional con su particular modo de pensar, un tipo de juego, una idea, un recurso, una familia, una estrategia que pone en marcha las construcciones del ser.